Venus

Venus

domingo, 21 de octubre de 2012

Expresión. Última entrada de mi blog.


Expresión

 
“El arte es sobre todo un estado del alma”.

Marc Chagall.
 

 

Te oprime, a veces,

el mundo te oprime,

y te aplasta,

y te asfixia,

te supera, te vence,

y te rinde.

Y te rindes.

 

Porque a veces las cosas no son como deberían.

No son como están en tu mente.

 

Y la continua espera a que las cosas cambien

te llena de angustia. Te llena de angustia y de pena.

Pero no cambian, no tan rápido como tú deseas.

No cambian tan sólo porque te lo merezcas.

 

Porque a veces las cosas no son como te gustarían.

En el mundo. En ese mundo real que te rodea.

 

Así que tienes que evadirte

de la pena y de la soledad.

Pero no te rindes,

pues esta será la única pelea

que puedas ganar sin pelear.

 

Tan sólo tienes que cantar y bailar.

 

O que escribir, o que pintar.

Quizá sólo tengas que leer un poema.

 

En cualquier caso tienes que soñar.

 

Tienes que huir a ese mundo que está dentro de ti

y que no comparten los demás.

 

Todo el mundo necesita expresarse para ser feliz.

 

Creando o conectando con el arte, de cualquier manera;

pero todos necesitan desahogar sus penas.

Es la música, es el cine, es la risa y la comedia.

 

Es al mismo tiempo escuchar y decir.

 

Decir todo lo que no puedes, pero deseas,

y deseo,

pero no puedo,

para poder expresarme, y que me veas,

y que me leas,

y poder escapar

a ese lugar al que nadie tiene acceso.

 

Porque al cruzarse con él todo fluye y es eterno.

Porque eso a lo que llaman arte te permite olvidar.

Porque a veces un libro o una foto pueden hacer más que mil personas.

Porque una canción o un cuadro pueden sacarte del aquí y ahora

y hacerte delirar.

Por eso el arte es la expresión más noble y más alta

y a la vez la más sincera y humilde.

Hay veces que el arte es la única salvación.


https://www.facebook.com/marioherreroescritor?ref=hl

@MarioElegancia

jueves, 11 de octubre de 2012

Inamovible



"Toda la dignidad del hombre está en el pensamiento."
Blaise Pascal.
 
Tuvo el honor de nacer en Francia, en una época en la que la ebanistería  era fruto del trabajo más cuidadoso y del mayor respeto por la profesión.  En los años posteriores a su nacimiento, no han sido pocas las veces en las que los mejores artistas y artesanos han intentado unir sus fuerzas para elaborar un mueble igual, o al menos parecido. Pero la silla sigue en el desván, sin inmutarse, única, inimitable. La robusta madera, brillante, impoluta, se pliega y se curva con la ligereza de un cisne, diseñada para permanecer en perfecto equilibrio, manteniendo a la vez una sugerente y silenciosa elegancia.  

El resto de los muebles la miran, admirados, o envidiosos. Ni la novedad ni el colorido ni la juventud han podido con su regio porte, ella sigue siendo la reina. Y les voy a contar un secreto: todos estos muebles fueron antes personas. Todavía podemos apreciarlo en sus formas, o en sus posturas, o en el inconfundible resplandor de sus inexistentes miradas. Todos ellos vivieron a su manera, hasta que la hechicería y la prosa los convirtieron en lo que son. Y ahora todos ellos yacen inertes, excepto la silla, la hermosa reina, que sigue esperando porque todavía cree en la magia.

https://www.facebook.com/marioherreroescritor?ref=hl

 

martes, 25 de septiembre de 2012

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?


Extraído de mi viejo blog "Respuestas agudas a preguntas tontas":

     No tengo mucho tiempo esta semana, así que he decidido hacer una más facilita. De hecho, ni siquiera he pensado yo la respuesta, sino que la escuché en la radio hace un tiempo; no obstante, es una respuesta aguda a una pregunta tonta y cumple el requisito del blog.
     El razonamiento es bien simple; la gallina, al igual que todas las especies actuales, no fue puesta como especie tal cual es ahora sobre la faz de la Tierra. La gallina proviene de algún otro animal prehistórico, uno que ni siquiera nos hace falta saber cuál es, su antepasado. Pues bien, sucede que, por fuerza y necesariamente, hubo un momento en el que este antepasado (el antepasado más inmediato a la especie) tuvo como hijo a una gallina de la especie actual; de un huevo que no era de gallina (sino de otra especie, parecida pero otra) surgió una gallina. Fue primero el huevo y luego la gallina, así de simple.

jueves, 20 de septiembre de 2012

El gato


" [...]el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato."
Oda al gato (Pablo Neruda).

" Tigres, leones, panteras, elefantes, osos, perros, focas, delfines, caballos, camellos, chimpancés, gorilas, conejos, pulgas... ¡Todos han pasado por ello! Los único que nuna hemos hecho el imbécil en el circo somos los gatos."
Garfield (Jim Davis).

     El gato es un animal digno, ante todo. El gato es un animal limpio y ordenado, inteligente, reflexivo, sereno. Sus pasos son sigilosos, sus saltos y carreras son discretos y armoniosos, siempre prudente, nunca molesta a nadie. Hasta su respiración es rítmica y acompasada, y su mirada es impenetrable. Uno nunca puede saber en qué está pensando un gato. Mientras que los otros animales son torpes y ruidosos y se le acercan a uno sin remedio, y gritan, cada uno a su manera, todo aquello que sienten en el momento, el gato no. Uno puede entrar a la casa de un desconocido y estar totalmente tranquilo con respecto al gato. El gato no le molestará. Clavará la mirada en su nunca desde la lejanía, le observará. Pero nunca verás que el gato se le acerque a mendigarle comida o caricas o abrazos, nunca verás que se vuelva loco ante un extraño tal y como haría un perro. Se limitará a sonreír y mirarte fijamente, cada uno en su espacio. Ronroneará de placer al ver que no le molestas.
     Hay personas que son como los gatos. Que están siempre presentes, tranquilos en su sitio, aparentemente relajados. Que no entrarán a tu vida por la puerta grande ni pretenderán saberlo todo sobre ti, ni te abrazarán ni se irán contigo a las primeras de cambio. Que tampoco se dejarán agobiar por ti y que se alejarán en cuanto te acerques. Hay gente a la que le asquean los gatos; son demasiado sigilosos, demasiado fríos. No te compres un gato si quieres una mascota con la que jugar. Son indiferentes, son como si no fueran. Pero cuando todos se han ido y te has quedado a solas con el gato, el gato se acerca a ti, arrullador, enternecido, y se te pasea por las piernas, con ojos de miel y de dulce, derretido ya el acero de su mirada. Sólo utiliza tu cuerpo para rascarse, dirán algunos. El gato es un animal distante, glacial, insensible. Pero no. El gato te da todo su cariño. Sólo que no puede dejar de ser un gato, aunque ponga todo su empeño en ello.

jueves, 13 de septiembre de 2012

Dorian Gray


"La belleza es, de las formas del genio, la más elevada, porque no tiene necesidad de ser explicada, es uno de los hechos absolutos del mundo".
El Retrato de Dorian Gray.
 
 
Sólo vale la pena la belleza,

el placer que provocan los sentidos,

sentir la vida con delicadeza,

ser poeta, artista sin destino.
 

Las pinceladas pierden su pureza,

la musicalidad su colorido,

los edificios pierden su grandeza,

y las palabras pierden su sentido.
 

- ¿Qué es aquello que es tan bello que no entiendo?,

- Es el esplendor de una obra inmortal.

- ¿Es que acaso no se muere cuanto veo?
 

La pregunta sin respuesta ha de quedar,

el cruento viento mece en movimiento

el resto de los restos de humanidad.
 

jueves, 6 de septiembre de 2012

¿Para qué sirve la ortografía?

 
 
     "La lengua no sirve solamente al hombre para expresar alguna cosa, sino también para expresarse a sí mismo".
              Hans Von de Gabelentz, lingüista alemán.
 
 
     "¿Para qué sirve la ortografía?", te preguntarán con voz ronca, mientras apartan el porro de su boca, poniéndose filósofos. "En otros países no la tienen", te dirán (te mentirán, porque lo que no tienen son las tildes, pero sí la ortografía). "Es que aunque yo escriba balón, o valón, tú me entenderías perfectamente". Bien. Este tema tiene dos puntos sobre los que discutir. Procedamos:
 
1. Valor informativo de la ortografía:
 
     Es cierto que en ocasiones (y no en muchas), no tiene demasiado valor informativo, no sirve para diferenciar un significado o una palabra de otra. Por ejemplo, el valor informativo de la "u" con la "q" es nulo, no pasaría nada si se eliminase. Pero hay otros casos, muchos otros casos, en los que la ortografía informa: las comas, los puntos bien formados. La "d" en el imperativo; "hablad conmigo" VS "hablar conmigo". La tilde del "qué" o el "cómo" al interrogar o exclamar, haciendo de pronombres exclamativos en lugar de relativos. El "lo", que hace de Complemento Directo, funcionando como sustituto del sujeto de las oraciones pasivas.
    Al margen de todo esto, ya que no quiero meterme en sintaxis ni morfología (ya que no manejo nada de ellas), diré que sí, que lleváis razón. Está claro que la ortografía no diferencia para nada una conversación de WhatsApp en la que relatas tu actividad sexual con la hija del vecino, o lo bueno que es Cristiano Ronaldo. Pero en la vida real, en los oficios, en los contratos, en los libros de texto, en los discursos, en la literatura, en la descripción, en la publicidad... No puedes apañártelas sin ella. Intenta explicar la dialéctica como materialismo histórico de Marx o el informe de cambios anuales del partido electoral para la alcaldía del pueblo o una serie de pruebas y cargos judiciales que deciden el ingreso a prisión de una persona. Intenta escribir algo de esto y cágala con un par de comas o exprésate de forma ambigua o incorrecta, a ver qué pasa. Te animo a hacerlo. Sólo te animo a hacerlo.
     Eso, en cuanto a la utilidad de la ortografía en la comunicación y el entendimiento.
 
2. Valor profesional, intelectual y moral de la redacción y la ortografía:
 
     Que es, para mí, aún más importante. A efectos prácticos; aunque la ortografía fuese completamente inútil. Yo soy el jefe de una gran empresa, y, aparte de eso, sé leer y escribir. Y me llegan dos currículos, o dos escritos de lo que sea: en uno me pone "A ver" y en otro me pone "Aber". Refiriéndose a lo mismo. La primera persona, durante sus seis años de primaria y sus cuatro años de la E.S.O (estudios mínimos), ha tenido la decencia de darse cuenta de que "a ver" es una expresión que ha oído durante años y que se forma con dos palabras, una preposición, "a", a la que se le suma "ver", del verbo "ver". Porque vamos "a ver" lo que pasa. De la segunda persona puedo pensar: a) Que tiene una tara mental tan sorprendentemente destructiva que le ha impedido retener en su memoria, durante diez años viéndola escrita, una expresión para nada ambigua y además del todo fácil de recordar. b) Más probable, espero. Que tiene plena consciencia de que "a ver" es una expresión y "haber" es un verbo, y "aber" no existe, pero SE LA SUDA. Se la suda porque le da igual la imagen que reciben los demás sobre su expresión y su inteligencia, porque a él no le sale de la punta de la polla separar la "a" del "ver" por no presionar la tecla del espacio, y no le sale de los cojones mover el dedito hasta la "v" que está justamente al lado de la "b". Y lleva tantos y tantos años comunicándose por Messenger, Tuenti y WhatsApp que, claro, no ha sabido diferenciar su comunicación con los colegas de su comunicación profesional. Y te escribe "aber" en un examen, tú eres su profesor, y en cuanto te has recuperado del desprendimiento de retina, tienes que hacer algo con ese alumno. Con ese alumno que pasa tanto de trabajar que ni siquiera se esfuerza en mover su dedo hasta la "v", ni siquiera se esfuerza en eso, imagínate en elaborar un programa de rehabilitación a un paciente o un informe educativo o lo que quieras que haga. ¿Cómo puedes quedar a las 10.00 en punto con un hombre que ni se molesta en darle a la tecla "mayús" cuando habla con sus superiores?
     Que sí, que aquí habléis como queráis. Pero no pretendáis ser un personaje público reconocido ni que vuestras ideas sean tenidas en cuenta por alguien si las escribís como puñeteros simios, no, no lo defendáis, no intentéis defenderlo, es imposible. No vayáis de que sois unos heraldos de la libertad por escribir "aber", no vayáis de que eso es una revolución contra el sistema que intenta imponeros sus normas. Se escribe así, a vosotros os cuesta lo mismo, y no lo hacéis; estupidez, o vagancia. Punto. No hay más. No sois el Che Guevara ni sois el Zorro ni ningún otro justiciero; solamente no os da la puta gana de escribir bien. Y, ojo, podéis hacer lo que queráis. Sólo pido que lo recordéis; no estáis haciendo justicia, solamente estáis escribiendo con el puñetero ojete porque os sale precisamente del mismo. Saludos.

https://www.facebook.com/marioherreroescritor?ref=hl

 

lunes, 3 de septiembre de 2012

Una noche en un bar


"Las mujeres que buscan ser iguales a los hombres carecen de ambición."
Timtohy Leary.
 
- Sí, sí, llevas toda la razón, pero no hablo de privilegios económicos, ni siquiera sociales. Hasta hace veinte o treinta años no tenían ninguno, es verdad. Pero… - y aquí llegaba lo que sí tenía pensado desde hacía años, un tema que me preocupaba, pero que no solía saber expresar con claridad. - Hablo de privilegios… personales, o de privilegios de identidad, algo así. Me refiero a que las mujeres de ahora, al haber querido obtener lo que nosotros tenemos, y con todo el derecho del mundo, claro, no han ido a por nuestra posición social, ni a por nuestros empleos, ni a por nuestra independencia personal o económica. Las mujeres de ahora, o al menos la mayoría de ellas, creen que alcanzan el mismo nivel de autonomía que nosotros hemos tenido a lo largo de los años imitando nuestras cualidades más negativas y repelentes; la rudeza, la falta de pudor y de higiene, el sexo indiscriminado, el razonamiento visceral, la terquedad, la violencia, la ausencia de vida íntima, la obscenidad, la ira, la falta de respeto, el hablar mal, la ridiculez… No sé, no sé si me explico; las cualidades que nos asemejan a los animales, esas son las que ellas reclaman ahora. Reclaman su derecho a ser unas pedorras sin clase, que es lo que somos nosotros, normalmente, incluso los más inteligentes y respetuosos de nosotros. En fin, como iba diciendo, cuando la mujer feminista actual se tira un pedo, cree que está reivindicando su igualdad social, cuando simplemente está siendo una pedorra, ¿Comprendes? ¿Quieren parecerse a nosotros en eso, en serio, en lugar de querer simplemente tener nuestras oportunidades laborales, quieren poder decir palabrotas y ser unas guarras, eso es lo que buscan? ¿No entienden que ser femenina no significa ser vulgar, sino ser elegante, ser refinada? Y, no sé, pienso que de ahí radica el problema de nuestras relaciones actuales, ¿Entiendes? Es… creo que es un problema de roles, simplemente. Vale, puede que lleve unas cervezas de más, pero es eso lo que pienso. Un problema de roles, sí. Los dos queremos tener el mismo, y eso sí que no puede ser, porque dos piezas que son iguales en un puzzle nunca podrán encajar, son, claro, son iguales… ¿Sabes?
           - Hala, tú, me estás rallando. - Se rio.

https://www.facebook.com/marioherreroescritor?ref=hl

jueves, 30 de agosto de 2012

Paraíso (II)

- Te quiero. -le dije. - Te quiero mucho. La acaricié por el cuello y la besé en la mejilla. Su respuesta fue un suave suspiro. Tenía los ojos entornados y estaba cansada y satisfecha. Casi se diría que ronroneaba como una adorable gata panza arriba.

Cualquier otro se hubiera comido la cabeza con esto; le había dicho “te quiero”, y ella ni siquiera había contestado. Eso es porque hay parejas, y son la gran mayoría de las parejas de este mundo, que tienen miedo a decirse que se quieren el uno al otro. Empiezan conociéndose en una discoteca, se besan antes de llegar a intercambiar dos palabras, se acuestan. Vuelven a besarse, vuelven a hacer el amor, hasta que un día deciden que sí, que como hacen esto todos los días, tienen que ser novios, suponen ellos. Esas parejas no suelen durar mucho, y sin duda nosotros no éramos una de ellas. “Le he dicho te quiero”; para la gente de la que hablo esto implica una especie de cambio de nivel, un paso importante. Nosotros llevábamos diciéndonos lo mucho que nos queríamos desde los ocho años, así que bien podía decirme lo que me quería cuando le viniera en gana, quedarse acurrucada en la cama en vez de contestarme o llamarme un día cualquiera a las tres de madrugada para decírmelo a gritos; habíamos llegado a un punto en el que podíamos decirnos justo aquello que sintiéramos y justo en el momento en el que lo sentíamos, y eso sí que era un auténtico Paraíso.

https://www.facebook.com/marioherreroescritor?ref=hl

sábado, 18 de agosto de 2012

Los niños del Deluro


"La conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter; de tal manera que se puede afirmar, de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona."
Arthur Schopenhauer.

     En primer lugar, es necesario señalar que los niños del Deluro son fecundados in vitro en los grandes laboratorios de los señores del Reino, y que sin su actividad, los niños del Deluro nunca nacerían. No gozarían del amor de sus padres, de sus primeras palabras, de la simple visión del mundo, ni mucho menos gozarían de la comida, la bebida o el sexo, no tendrían nada, no nacerían.
     Pero los niños del Deluro cumplen una finalidad muy concreta, y es satisfacer uno de los más extraños caprichos de los Grandes Señores. Hasta la mayoría de edad, los niños del Deluro son criados y mantenidos por estos grandes poderosos. Pero el día en que cumplen dieciocho años, son sometidos al Viejo Rito: En la Plaza Pública, el niño ya adulto debe ser sometido a tortura a la vista de todos; se le clavarán pinchos en el cuerpo hasta que sangre y agonice, según las leyes del Deluro, hasta que se arrastre por el suelo, y después, hasta que muera. Será sometido a este dolor y crueldad durante al menos una hora, y al final se le clavará una espada que lo hará morir de forma definitiva.

Pues bien, estos son los hechos: El Reino de Deluro es España y los niños son los toros de lidia. Sin los caprichos de los Grandes Señores (los criadores del toro bravo), no nacerían, no disfrutarían de un minuto de vida, no abrirían los ojos jamás; pero eso sí, los niños del Deluro jamás serán dueños de sus vidas, y deben saber que en cuanto tengan la edad suficiente morirán de la forma más trágica y dolorosa posible, humillados, torturados, sacrificados. Sólo que los toros ni siquiera lo saben.
Expongo los hechos, desde otra perspectiva, sí, pero hechos consumados. Que cada cual aquí se forme su opinión.

domingo, 5 de agosto de 2012

Adán y Eva


Se conocieron en el Paraíso, dicen algunos, pero hay otros que no tardan en captar la ironía. El Paraíso, resoplan entre dientes, el Paraíso, decís. Un bosque lleno de bichos, sin una casa en la que dormir, al raso, sin unos míseros zapatos, tapados únicamente por una hoja. Sin ropa, sin una habitación en la que cobijarse. Sin cuarto de baño, sin cocina, sin sofá. Sin luz eléctrica, sin televisión, sin internet, sin DVD, sin teléfono móvil. Sin vehículo propio, sin videoconsola, sin ordenador. Sin los vaqueros de Tommy, sin el Digital +. Sin Blackberry, sin Samsung Galaxy ni Dolby Surround. Sin PlayStation 3, sin Xbox. Sin Whatsapp, sin Bluetooth, sin Twitter y sin Facebook. Sin empleo ni sueldo. Sin dinero.
            Pues vaya mierda de Paraíso, diría Adán… Sin poder comprar bienes o servicios ni comerciar con el trabajo de uno mismo o con el de los demás. Únicamente cogiendo lo que necesita de la naturaleza, con miles de horas libres y aburridas sin llenarlas de nada, sólo comiendo, bebiendo, paseando por la naturaleza y haciendo el amor con la mujer a la que quiere. Sin horarios, sin trabajo, sin política, sin religión. Sin intercambio monetario, sin noticias del mundo internacional, sin costes ni beneficios, sin empresas, sin votos, sin jueces ni abogados, sin jubilación anticipada, sin Hacienda, sin deuda pública, sin banqueros, sin cárceles, sin armas. Un horrible Paraíso, sin duda. Fue mucho mejor el mundo real.


“Para Adán, el Paraíso es donde estaba Eva”.

domingo, 29 de julio de 2012

Chântereau


«Dirás que soy un soñador, pero no soy el único».
John Lennon.

Así se hacían las cosas en Chântereau y así se siguen haciendo, más de un siglo después. Ahora que nuestros jóvenes, carentes de todo valor moral o artístico, invaden borrachos las calles para olvidarse noche tras noche de sus existencias vacías, ahora que ya nada ni nadie es capaz de hacer reflexionar a nuestra población, Chântereau sigue abierto para todos aquellos que tengan alguna inquietud acerca de su existencia o simplemente para todos aquellos que quieran seguir usando su cerebro y su alma. El mundo está loco, pero Chântereau combate su locura con más locura, con excentricidad demente y festiva chifladura Chântereau se adapta a los nuevos tiempos, y se rodea de auténticos expertos en la perturbación mental, músicos y poetas que se visten de la forma más estrafalaria y conversan sobre los temas más extraños que uno pueda imaginarse mientras se recrean con las mujeres más bellas y las sustancias más exóticas que la mente humana haya podido concebir en toda su Historia. Y mientras que los jóvenes de ahora intentan capturar su juventud en imágenes fotográficas, nosotros en Chântereau nos limitamos a vivir cada día como si fuera el último de nuestras vidas. No cabe duda, Chântereau es un mundo diferente habitado por seres superiores.

jueves, 12 de julio de 2012

El filósofo de porro



"También es el filósofo, digámoslo de pasada, el hombre que no quisiera dar nunca en el blanco sobre el cual dispara y para ello lo pone más allá del alcance de toda escopeta."
Antonio Machado.

     - Qué pena, con lo listo que eres, las notas que sacarías si estudiases...
     En el mismo momento en el que el profesor le dice eso, o algo parecido, a un alumno, el alumno se convierte en el acto en un "filósofo de porro". El filósofo de porro es una persona de inteligencia más bien media, ni inferior ni superior a la de los demás. El único mérito que tiene es que sabe medir la inteligencia del resto de personas, de una u otra forma intuye lo que a sus compañeros puede parecerles o no inteligente, pero no porque sea más listo, si no porque es más pícaro, más observador. Casi siempre suele ser un tipo misterioso que no se deja dar a conocer, y se vale de eso para engañar a los demás.
     Ahora bien, ¿Qué es lo que hace un "filósofo de porro"? El gran objetivo del filósofo de porro es hacer creer al mundo que es muy inteligente, y muy sensible, pero que a la vez es, por así decirlo, un "chico malo". El filósofo de porro tiene muy claro que la gente común (digamos, "la plebe") no se para a pensar en cuestiones metafísicas más de dos segundos... así que el filósofo de porro te puede decir cosas como "la verdad es que no sabemos si existimos" o "podríamos estar viviendo en un sueño y no darnos cuenta". A aquel que se pare a pensarlo más de un segundo, esto le parecerá tan evidente que raya en la estupidez. Al resto de personas, las víctimas de este individuo, este tipo de afirmaciones les resultan de lo más agudas y filosóficas. Cuando el filósofo de porro dice "la pizarra la vemos como verde, pero en realidad podría ser roja", o algo por el estilo, casi todo el mundo deja de escucharle porque cree que está diciendo cosas demasiado complicadas, y es entonces cuando le dicen: "Si es que tú eres muy listo, tío, pero no haces nada". Y el filósofo de porro sonríe con malicia, porque ha conseguido engañarlos una vez más.
      La frase del filósofo de porro es "no te ralles". El filósofo de porro, mientras se fuma un porro (lógicamente), te dice: "somos esclavos de la sociedad", o cualquier otra perogrullada, y si se te ocurre contestarle, si se te ocurre ponerte a su nivel, te responde: "¡No te ralles!" "¡Te estás rallando!" ¿Por qué él puede "rallarse", pero tú no? Porque en el mismo momento en que "te rallas", descubres su truco, descubres su juego, y te das cuenta de que el filósofo de porro no es más que un pobre yonqui frustrado por no ser más inteligente que el resto.
     Al filósofo de porro no le hables de Kant, ni de Nietzsche, ni de Tomás de Aquino. Si lo haces, te dirá: "Yo soy un filósofo de la calle, tío". El filósofo de porro es un individuo frío y despiadado, es un maníaco calculador. Tened cuidado con él. Así que siempre que oigáis un término metafísico, como "existir" o "realidad", paraos a pensar un momento. A lo mejor lo que os están diciendo no es tan difícil de comprender. A lo mejor estáis, una vez más, ante un filósofo de porro.

jueves, 5 de julio de 2012

Paraíso


Con el transcurrir de los años, la adolescente serena y despreocupada que era Lucía pasó a recrearse un poco más en su belleza, aunque siempre de forma sobria y elegante; dejó la diadema al fin y peinó su melena negra con un flequillo de medio lado, comenzó a elegir cuidadosa y detalladamente su vestuario, incluso a diseñarse a veces sus propios vestidos, y con el escaso maquillaje que utilizaba hizo maravillas. Tuvo siempre a Coco Chanel y a Edith Head por las más grandes, y gustó de usar a ratos la traviesa y joven hermosura de Audrey Hepburn y a ratos la sensualidad sofisticada de Sofía Loren, pero también aprendió de la refinada elegancia de Catherine Zeta-Jones, o de la templada sencillez de Diane Kruger, en todas ellas y en muchas otras encontró algo de lo que inspirarse, y sin embargo siempre de forma modesta y personal, discreta, pero mujer y bella al fin y al cabo, y siempre con una mirada propia y llena de identidad, nunca sometida a nadie, haciendo gala de un eterno embrujo de fuego helado, tierna y encantadora y a la vez terrible. Y con esos ojos que a todos embelesaban, pero que miraban sólo con cuerda curiosidad y gracia, mas con amor únicamente a uno; pudo sentirse él en estas ocasiones el más afortunado del mundo.

Fragmento de "Paraíso", libro en construcción.

sábado, 30 de junio de 2012

martes, 26 de junio de 2012

La luna


https://www.facebook.com/marioherreroescritor


"La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos."
Pablo Neruda.



No hay una sola estrella en el firmamento,
mi alma ya está vacía, y mis ojos, secos.

Ya hace días, y meses, de todo aquello,
y ya no pienso en ella en todo momento.

Ha pasado el tiempo, pasó una vida,
y aunque yo la recuerdo igual de bella,
ya no la quiero.
Ya no la quiero al menos como la quería.
Pero la sigo queriendo.

Ahora está lejos, bien lejos,
tanto que debería darme risa.
Y aunque, en distancia, esté muy cerca,
su alma es ya lejana a la mía.
Y su cama, y su sonrisa.
Y esa mirada que tiene que embelesa.
Hay cosas que nunca mueren, que son eternas.

Ya hace tanto que casi se me olvida,
tanto que no me entrego a una botella
que ahora siempre me está medio vacía.
Hubo otras, por fortuna, en el recuerdo,
pero fueron como si no fuera ninguna.

Y es que estás tan lejos y tan cerca que parece mentira
que ya nunca vaya a verte desnuda.

Y es que estás tan cerca y tan lejos que parece mentira
que los dos estemos mirando la misma luna.

domingo, 24 de junio de 2012

Poetas



Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

                                           Francisco de Quevedo y Villegas.



Era un poeta burlón y esquivo, satírico, respondón, obsceno, de temperamento sensible y tímido que trataba de sobrecompensar con su lengua afilada y su ingenio vivo, de talante tranquilo si no se le molestaba, o si no bebía, nervioso y cicatero si se le pinchaba lo suficiente. No hablo de Quevedo, que también. Hablo de mi amigo Miguel de Musa, que tuvo la suerte o la desgracia de nacer con el nombre que antaño Quevedo, sí, Quevedo, usara como pseudónimo. Fue este hecho el que hizo a mi viejo amigo comenzar a interesarse por las obras del poeta del Siglo de Oro, a querer imitarle, y a descubrir que en cierto modo ambos eran ya muy parecidos.

Pero Miguel de Musa no componía versos para la Corte ni se batía en duelo literario con lo más granado y valioso de la intelectualidad española precisamente. Miguel de Musa se dedicaba a componer poesías para revistillas y periódicos y a fumar como un carretero entre estrofa y estrofa, a gastarse la mitad de lo que ganaba en el juego y a beber como un cosaco las noches en las que salía, que eran pocas, pero rotundas. A Miguel de Musa no le solía gustar la gente, y mucho menos aún las mujeres, a las que dedicaba profundos versos rencorosos de misoginia y a las que, cuando bebía, trataba de promiscuas y asquerosas para arriba, lo que le llevó a tener no pocos problemas, y a empeorar su relación con ellas considerablemente.

Mi amigo Miguel de Musa murió el año pasado, con cientos de poemas compuestos, infeliz y lleno de talento, como tantos otros. Y eso nos hizo pensar a todos en cuánta gente hay en el mundo que brilla considerablemente y que nunca llega a nada por no rodearse de la gente adecuada. Francisco de Quevedo se pasó la vida entre cárceles y destierros por no saber frenar la lengua ni la pluma. Mi amigo Miguel de Musa se la pasó entre portales cerrados y camas vacías por no querer frenarla, y por no saber frenar sus pensamientos, ya de paso, que le atormentaban y atropellaban constantemente, pensamientos que ordenada y sistemáticamente le destrozaban por dentro. Un hombre más, de entre tantos otros, que pudo haber hecho mucho si no hubiera estado completa y rematadamente loco.

sábado, 16 de junio de 2012

Microrrelatos


"Todo cabe en lo breve. Pequeño es el niño y encierra al hombre; estrecho es el cerebro y cobija el pensamiento; no es el ojo más que un punto y abarca leguas."
Alejandro Dumas.

       El microrrelato puede abarcar un gran contenido literario en un par de frases; trata de contener una historia o una reflexión brevísimamente expuesta. Se trata de un género que perfecciona la habilidad de síntesis y el ingenio del escritor. Yo voy a probar con unos cuantos por primera vez en mi vida, a ver qué tal.

1. Vivió feliz.

       Vivió feliz, hasta que descubrió el amor, y vio que antes no había sido feliz en realidad. Rompió con ella, y se dio cuenta de que no habían sido felices juntos. Siguió viviendo feliz, hasta que hizo fortuna, y vio que antes de ello tampoco había sido feliz. Y siguió viviendo y sabiendo lo feliz que había sido antes, pero nunca sabía si era feliz o no mientras vivía.

2. Sea breve.
       "Por favor, sea breve", dijo el jefe. Era su primera entrevista de trabajo, tenía que contar lo que sabía hacer en el menor espacio de tiempo posible.
       - Yo...
       "Por favor, sea breve".
       - Acabo...
       "Por favor, sea breve".
       - Yo... acabo de acostarme con su secretaria.
       - ¡Qué breve! Contratado.

3. El siervo:
        Mi vida se basa en esto; ellos creen que yo soy siervo y por lo tanto nunca amo.

4. Dolor.

       Lo que a mí me dolía, ella ni era capaz de sentirlo. Y lo que para ella era doloroso, yo ni siquiera lo percibía. Y no nos dimos cuenta de que nadie en el mundo siente el mismo tipo de dolor que otra persona, que para entenderlo hay que pensar como si se fuera el otro y fingir que se es él por un momento; que gracias a esto el mundo sigue funcionando y no nos hemos matado los unos a los otros.

domingo, 10 de junio de 2012

Ivanhoe


https://www.facebook.com/marioherreroescritor

Campa montado en su caballo bayo,

con un fragor que es del sonido nido,

como el clamor de un estallido ido,

el resonar de un aclamado hado. 


Cabalga en el abandonado vado,

genera un explosivo ruido, ruido;

apresurando su divino sino

embiste contra su pasado dado.


Prosigue su árido trayecto, recto,

repiquetea su armadura dura,

descomponiendo todo recoveco.


Y pese a todo su herradura dura,

lo asola todo cual perfecto Hefesto,

y poco a poco su locura cura.

miércoles, 6 de junio de 2012

Diferencias





            “Las guerras vienen y van pero mis soldados son eternos".

                                                   Tupac Shakur, rapero estadounidense.

            Corrían los años setenta y los dos éramos como hermanos. Llegaron los ochenta, y llegó la pasta y las malas compañías y la puta droga, y no tardamos en separarnos. Éramos tan parecidos y a la vez tan distintos. Él se convirtió en el típico músico pijo mimado, mientras que yo seguí siendo un rapero de los de antes, de los de gorro y chándal y peta en la boca y anillos y siempre rodeado de problemas. Él siguió llevando sus oros, pero se adornaba con una americana chula y pantalón de vestir y camisa y zapatos relucientes. Los dos éramos negros. Él pasó a ser un trovador pacífico y yo seguí hundiéndome en la mierda de las guerras de bandas, conducía deportivos caros y tuneados pero que estaban hechos trizas de cada tiroteo y tenía que ir siempre con una pistola en la mano. Yo seguí con los porros y los tripis y él empezó a tontear con la coca y con las drogas de diseño. Pero los dos nos dedicábamos en esencia a lo mismo; a rapear y a escaparnos de esta mierda de mundo con la poesía y con el colocón de las drogas. El mismo veneno aunque en recipientes distintos.     
            En el barrio y los alrededores seguimos considerando a Jim un esquirol y un traidor de mierda, pero qué carajo, salió de allí rápido y se movió por otras zonas. Y, joder, no puedes intentar putear a un tío que sólo está hablando de la paz y del amor y que respeta a las mujeres y esa mierda. Sencillamente, no puedes querer hacerle daño por muy pijo y chulo que sea. Los que nos quedamos aquí no hablábamos de paz, porque no sabíamos muy bien ni lo que era. Entre 1984 y 1991 recibí dos navajazos en la cara y uno en el brazo, dos tiros en el cuerpo y un tercer balazo en el tobillo que me dejó cojo de por vida. No podía hablar de paz, ni quería. Cada uno teníamos a nuestra familia, a nuestros hermanos, y cada día que salíamos a la calle era a defendernos de las otras familias de hermanos. Y mientras, Jim hacía poesía mojabragas para las chicas que le habían partido el corazón. Y eran raps de puta madre, no obstante.
            Él abandonó todo su pasado y yo abandoné todas mis esperanzas. Cada uno eligió traicionar a una parte de sí mismo a cambio de poder seguir con el rap. Y tuvimos que hacerlo porque el rap se nos salía de las entrañas y dedicarnos a otra cosa nos fue simple y llanamente imposible. 
         

martes, 22 de mayo de 2012

El día en que fue creada la magia


 

"¿Cuál es la razón de que palabras como éstas me resulten tan torpes y tan frías? ¿Será que no hay palabra lo suficientemente tierna para describirte?". James Joyce.


El día en que se creó la magia

las palabras eran pájaros blancos

que aún no se habían posado en nuestras mentes,

y por eso no las conocíamos.

Así es que lo que fue más bello y más perfecto

de este pequeño mundo desde sus comienzos,

con el lenguaje no pudo ser nombrado

y aún no se puede.

Quisiéramos los hombres poder decir lo que sentimos

y lo que pensamos

tal cual sale de nuestro corazón.

Quisiéramos describir la belleza y el infinito

y comprender de una vez por todas la palabra amor.

Mas todo esto podemos sólo rozarlo,

como sólo se roza la perfección,

pues el universo fue creado

para gozarlo con el alma y con los sentidos

y no con la fría razón.

Describe tu primer beso con un verso,

versa tu primer verso sobre él,

y verás que no has llegado a notar siquiera

una pizca de lo que fue.

Describe la primera vez que la viste,

describe todas las veces que la ves,

pon todo tu tesón en plasmar sobre el papel

el final de un acto erótico

hecho con amor.

Lo más que llegarás es a admirarlo todo de lejos

como sólo se admira la perfección,

y con eso, sólo con eso,

serás feliz por un momento eterno

y sabrás que has tenido lo mejor.

jueves, 17 de mayo de 2012

Cosas que no te puedes perder en los siguientes días


Ando en muchos trabajos estos últimos días y eso se resuelve en varios productos y resultados. Estos son los nuevos eventos artístico-literarios del mes (por el momento), y en ellos espero verte:


- Sábado 26, concierto de flamenco de OSCAR HERRERO (o séase mi padre) en el Coliseo, aquí en San Lorenzo de El Escorial. Creo que 10 eurillos de nada, cuando una una trayectoria musical de más de 30 años por todo el mundo le avala. A las 20.00.

- MARTES 29. FIRMO LIBROS EN LA FERIA DEL LIBRO DE MADRID, DE 17.30 A 19.30, CASETA 41. ESPERO VEROS ALLÍ, habrá dosis de elegancia tan concentradas y puras que sólo con rondar la zona acabaréis contagiándoos como mínimo de un toque de aristocracia educada y serena.

- VIERNES 1 DE JUNIO. PRESENTACIÓN DE UN NUEVO LIBRO DE RELATOS SOBRE LA CRISIS, EN EL QUE PARTICIPO YO Y VARIOS AUTORES DE ATLANTIS. Asociación de Escritores y Artistas Españoles (Calle Leganitos, 10). A LAS 20.00.

Nada más de momento. Gracias por tu atención.

jueves, 10 de mayo de 2012

Caronte


"Siempre acabamos llegando adonde nos esperan." José Saramago.

Dicen los entendidos que el acto de viajar es importante para la formación del espíritu, pero es preciso comprender que los viajeros, por mucho que disfruten de sus viajes, siempre acaban por desear volver a casa. Sucedió que uno de entre tantos ciudadanos, descontento con su vida, decidió organizar un último acto colectivo en el que pudiera quitarse la existencia. El viaje se trataba de un crucero, no de un crucero cualquiera, por supuesto, ya que en este barco les estaba permitido viajar sólo a aquellos que, como él, estuviesen dispuestos a suicidarse. Y en este barco, además, viajaban también todos los elementos que acompañan al festejo, a la diversión y al vicio. Música, baile, comida, bebida, alcohol, drogas, bailarinas exóticas, prostitutas, todo aquello y más provenía del bolsillo de aquel misterioso hombre que con tanto empeño anhelaba la muerte. El resto de tripulantes, hombres sin familia, hombres sin amigos, fracasados económica o socialmente, hambrientos, indigentes, desafortunados, todos ellos buscaban un postrero evento en el que engañar a sus sentidos y creerse, por unos instantes, un poco más cerca de la felicidad. Sería una semana entera de perversión y de desenfreno, en la que todo estaba permitido y nadie les vigilaría, siete días sucesivos de degeneración en las aguas del Pacífico Norte. Un viaje de despedida. El barco zarpó una bochornosa tarde de verano, difuminado el horizonte por el calor del sol.
Ya han pasado seis días desde que diera comienzo aquel insólito acontecimiento. En mitad del océano tronaban los altavoces y fulguraban las luces de neón, el mar embravecido pedía a gritos un descanso. En el interior resonaba la música electrónica y los invitados continuaban bebiendo y bailando. La acción de las drogas estimulantes los mantenía despiertos, pero eran como fantasmas navegando a la deriva, ya no sentían nada y continuaban en pie sólo por inercia. En los baños se iban acumulando los dormidos, los inconscientes o todo el que deseara evadirse de aquella extraña y nueva realidad. Entre la confusión, el ruido y la violencia, muchos de los hombres y mujeres allí presentes ya no pretendían divertirse de ninguna manera. Por el contrario, se sentían terriblemente asustados, mareados, desconcertados. Habían perdido el contacto con la realidad.
Fue entonces cuando ocurrió. En medio de aquel ambiente adulterado, entre el griterío y el movimiento, aquel barco que lo había aguantado todo comenzó a girar sobre sí mismo. No era ningún efecto de los opiáceos ni de los alucinógenos, como algunos creyeron, sino que el océano, repentinamente, formó un remolino en torno a los pasajeros de la nave, y el barco comenzó a hundirse en las profundidades sin remedio. Y fue entonces cuando los ocupantes del navío, todavía en un estado de trastorno, tomaron conciencia de lo que ocurría. La música cesó y las luces se apagaron. El barco comenzó a dar bruscas sacudidas y el agua ascendió hasta el interior. Y fue entonces cuando todos aquellos individuos, que habían acudido allí despreciando su existencia, comenzaron a temer por sus vidas. Hombres y mujeres abrazados y acurrucados, esperando a que llegase un final que ya no miraban con los mismos ojos. Hubieran preferido que el barco atracase en un lugar cercano para poder volver a empezar con sus vidas. Desearon que nada de aquello hubiese tenido lugar.

Después sucedió todo muy deprisa. El torbellino que se había formado desapareció como por arte de magia, salió el sol y el mar inquieto recuperó la calma, reflejó el cielo claro formando un azul tan intenso como el de mirada humana. Las nubes se abrieron y dejaron paso a un sol acogedor. Aquellos que hasta hacía poco buscaban acabar con sus vidas salieron a cubierta y agradecieron la llegada de una verdadera luz. De repente comenzó a nevar. Cayó nieve como nunca había caído hasta entonces, nieve cálida, nieve sin frío, la única nevada posible en el mar tranquilo de las aguas tropicales. El barquero cambió de rumbo. Volvían a casa. Sobre ellos cayeron copos semejantes a plumas, dejando el suelo blanco y limpio, dejando el cielo cristalino.

https://www.facebook.com/marioherreroescritor